Historia de las bicis eléctricas
Curiosidades,  Tecnología

Historia de las Bicis Eléctricas

A la hora de considerar la idea de alquilar una bicicleta eléctrica, puede resultar conveniente conocer los inicios de la misma, a fin de poder tomar una auténtica dimensión acerca del gran alcance que este extraordinario medio de transporte ha logrado, debido no solo a su nivel de utilidad, sino también a los beneficios que aporta para quienes deciden usar bicicletas eléctricas.

Orígenes de las bicicletas eléctricas

A pesar de que podrían parecer algún tipo de invento moderno, la verdad es que las bicicletas eléctricas tuvieron su origen prácticamente al mismo tiempo en que fueron creadas las primeras bicicletas convencionales, ya que en el año 1890 fueron otorgadas algunas patentes para motores que serían usados en bicicletas eléctricas.

En Estados Unidos en el año 1895, le fue otorgada a Ogden Bolton la patente para una bicicleta con baterías la cual incluiría un colector de corriente continua, seis polos de cepillo y un motor de cubo ubicado encima de su rueda trasera.

Por su parte y en el año 1897 en Boston, Óseas W. Libbey logró inventar una bicicleta eléctrica la cual se caracterizaba por ser impulsada a través de un motor eléctrico doble, que se encontraba sobre el centro del plato del eje.

Tiempo después y en la década de los 90, el diseño de Libbey fue rehusado por la marca Giant Lafree e-bikes.

Sin embargo y en el siglo XX fue el momento en que las bicicletas eléctricas empezaron a obtener un papel más protagónico, lo cual se debía a que se trataba de una alternativa simple y económica frente a los problemas de transporte que presentaban no solo las grandes capitales, sino también las comunidades rurales.

Bici eléctrica puesta sobre la acera

Las bicicletas eléctricas en la II Guerra Mundial

Fue en el año 1940 cuando las bicicletas eléctricas experimentaron un aumento significativo debido a la falta de grandes vehículos motorizados, generada como consecuencia de los esfuerzos bélicos desarrollados durante la segunda guerra mundial.

Esta fue la razón por la cual fueron otorgadas diversas patentes con el fin de crear modelos que luego se vieron eclipsados a causa del desarrollo y la inversión que experimentó la industria de las motocicletas, las cuales se convirtieron en un medio de transporte con un papel de mayor importancia a lo largo de la guerra.

Tanto en Europa como en Asia y durante la época de posguerra, como resultado de la prohibición que enfrentan países como Japón e Italia no solo para construir, sino también para rearmar su industria aeronáutica, una gran cantidad de ingenieros que solían trabajar en el desarrollo de motores usados en los aviones, percibieron un sector a explotar.

Estos comenzaron a dedicarse principalmente a la industria de las motocicletas y de manera no muy fuerte al desarrollo de bicicletas eléctricas, las cuales un poco olvidadas, terminaron por aprovechar igualmente la innovación y nuevas tecnologías de esa industria.

Pedal de una bici eléctrica

En el año 1973 y después de la crisis energética del petróleo sufrida por Estados Unidos, las bicicletas eléctricas adoptaron un importante papel al presentarse como una alternativa limpia ante el problema del crudo.

Cabe decir que el primer modelo comercializado de forma masiva fue algo pesado y tosco si se le compara con los modelos que se pueden encontrar hoy en día, dado que contaba con un marco de acero sólido y resultaba ser algo difícil de trasladar.

No obstante, se demostró que consistía en un medio de transporte realmente versátil y económico, especialmente al compararlo con los potentes y enormes motores que usaban los automóviles de la década de los 70.

Esta bicicleta y del mismo modo que sus antecesoras, era amigable con el medio ambiente y no necesitaba de las fluctuaciones que presentaba el mercado del crudo.

Después Egon Gelhard y en el año 1982, creó un subtipo de las bicicletas eléctricas, el cual funcionaba a través del principio de pedelec o bikelec (pedal electric cycle) donde el conductor obtenía ayuda mientras pedaleaba a través de la tracción eléctrica del motor.

No fue hasta los años 90 que las bicicletas eléctricas empezaron a obtener una gran popularidad, dado que en el año 1993, una empresa japonesa (Yamaha) se encargó de ayudar a difundir el modelo de pedelec bajo el nombre de “Power assist”, alrededor de Japón y logró conseguir un éxito inmenso.

A finales de la década de los noventa las mayores marcas de bicicletas lograron dominar el mercado, sin embargo y a comienzos del año 2000, las ventas de estas bicicletas se redujeron significativamente.

En 2005 surgieron gracias al auge que tuvo la batería de litio ese año. Tiempo después y en 2012 se registraron alrededor de 1.300.000 bicicletas eléctricas siendo utilizadas únicamente dentro de Alemania y a partir del 2008, las ventas de las bicicletas eléctricas fueron experimentando un aumento del 30% anualmente, lo cual permitió que en 2012 fueran vendidas alrededor de 40.000.000 millones de bicicletas eléctricas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *