persona con ventilador
Curiosidades

Consejos para mantener la casa fresca en verano

Las temperaturas durante la época de verano parecieran ser un poco más elevadas cada año; e independientemente del uso de aire acondicionado y/o ventiladores, resulta conveniente tratar de mantener una temperatura estable en el interior del hogar.

Esto se realiza fin de poder ahorrar algo de dinero en cuanto al consumo eléctrico y al mismo tiempo, poder disfrutar con mayor comodidad y tranquilidad de las viviendas durante esta época.

Teniendo en cuenta lo anterior, a continuación estaremos hablando sobre algunos consejos acerca de cómo mantener la casa fresca en verano.

¿De qué forma mantener la casa fresca durante el verano?

Cuando llega el verano y las temperaturas elevadas parecen apoderarse del hogar, es conveniente seguir una serie de consejos simples para hacer frente al calor y disfrutar al máximo de las vacaciones sin preocuparse por sufrir los inconvenientes generados por las altas temperaturas.

En este sentido, los siguientes consejos para mantener la casa fresca en verano serán de gran ayuda para lograr esta tarea:

Fijar alguna estrategia de abrir y cerrar

Es recomendable cerrar tanto las ventanas como las cortinas a lo largo de los días con una mayor temperatura, y optar por abrirlas durante la noche mientras hay una mayor frescura.

En caso de contar en casa con ciertas áreas que resulten especialmente complicadas de mantener frescas, lo más apropiado será cerrar sus puertas a fin de impedir que el resto del hogar también se caliente.

Limitar las fuentes de calor

Además del sol, también existen otras fuentes que producen calor.

En este sentido, tanto los electrodomésticos como el resto de aparatos eléctricos suelen ser de igual manera fuentes de calor; razón por la cual una acción tan simple como desconectar el microondas, la TV y/o el lavavajillas, etc., puede ser de mucha ayuda para mantener la casa fresca y libre de calor durante el verano.

Asimismo, las bombillas se presentan como otra gran fuente de calor, motivo por el cual es apropiado evitar encenderlas y asegurarse de mantenerlas apagadas al no utilizarlas.

Aislar tanto como sea posible el inmueble

Aislar la casa por completo además de permitir que se mantenga fresca en medio del verano, también ayudará a lograr que se mantenga caliente una vez que llegue el invierno.

Pero eso no es todo, ya que esta solución también destaca por ayudar a reducir en gran medida la factura de la luz.

Enfriar únicamente la habitación que se encuentre en uso

Al enfriar solo aquella habitación en uso, será posible percibir un considerable ahorro en cuanto al consumo de energía.

En este caso, lo más apropiado es apostar por cerrar la puerta de dicha habitación, además de sellar cada fuga posible, sobre todo alrededor del marco de las puertas y debajo de ellas; de esta manera se podrá mantener la habitación fresca durante un mayor periodo de tiempo.

Cambiar las sábanas

Una vez que llega el verano, la ropa de cama especialmente apropiada para el invierno deja de ser útil; por lo que será necesario dejar a un lado tanto las sábanas de franela como las colchas de lana, y en su lugar apostar por el uso de sábanas confeccionadas con algodón, las cuales ofrecen una mayor transpiración y logran mantener la frescura.

Utilizar un ventilador

Lo mejor es evitar encender el aire acondicionado una vez que comience hacer calor, y en su lugar esperar que la temperatura suba más mientras se utiliza algún ventilador. Luego, después de un tiempo, cuando el calor sea mayor para solo usar el ventilador, será conveniente probar y utilizar ambos elementos en conjunto (ventilador y aire acondicionado), a fin de lograr que el aire frío se mueva alrededor de toda la habitación.

Colocar el termostato en 26°C

Es común que el exceso de calor que se puede experimentar en verano haga desear poner el termostato del hogar en 20°C, sin embargo, la idea consiste en lograr que la casa se mantenga en una temperatura confortable en lugar de tener que usar más ropa debido a que el aire acondicionado genera mucho frío.

Cabe tener presente que mientras más trabaje este aparato, mayor será la factura eléctrica.

Utilizar plantas para decorar el hogar

Aparte de tratarse de un atractivo elemento decorativo, las plantas también destacan por ser de gran ayuda para lograr generar flujos de aire en el interior del hogar, al igual que por generar oxígeno.

En este sentido, apostar por colocar plantas enredaderas alrededor de las paredes del hogar donde existe una mayor exposición al sol, supone una gran manera de generar una barrera frente a los rayos solares y el calor.

Y es que al utilizar esta clase de plantas para cubrir alguna pared, las mismas se encargaran de captar tanto la luz como el calor del sol, ayudando así a mantener la casa fresca en verano.

Cierra las ventanas y baja las persianas

Aunque las ventanas no suponen una verdadera barrera frente al calor, lo cierto es que las pérgolas, los toldos e incluso los árboles de hoja caduca destacan por ser alternativas muy apropiadas para mantener un hogar fresco debido a que ofrecen la sombra necesaria durante el verano, al igual que sol a lo largo del invierno.

Asimismo, sería apropiado utilizar láminas reflectantes para lograr que los rayos solares reboten y así impedir que ingresen al hogar.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.