tecnico arreglando grifo roto
Curiosidades

¿Cómo arreglar un grifo que gotea paso a paso?

Tener algún grifo que gotea puede llegar a ser algo bastante molesto, debido al constante y aburrido ruido que produce la gotita al caer.

Y si bien es evidente que la alternativa más apropiada siempre será acudir a algún profesional, lo cierto es que existen numerosos trabajos de fontanería los cuales tenemos la posibilidad de realizar por nuestra cuenta, y sin muchos problemas.

De este modo, el arreglar un grifo que gotea suele tratarse de una tarea bastante simple, que podemos llevar a cabo usando herramientas que seguramente están disponibles en todos los hogares, lo cual nos permite ahorrarnos el costo del trabajo al no llamar a un experto.

Por eso, en este artículo te diremos el paso a paso para arreglar un grifo que gotea.

Pasos  a seguir para arreglar los goteos en un grifo

grifo de cocina goteando

Sin importar si se trata del grifo de la cocina, del lavabo, del jardín, o incluso algún grifo termostático, para poder arreglar los goteos basta con seguir algunos pasos tan simples como los señalados a continuación:

Para empezar a arreglar el grifo que gotea, resulta esencial asegurarse de cerrar por completo la llave de paso del agua, de modo que podamos trabajar sin preocuparnos por una posible fuga de agua más grande.

Después de cerrarla, hay que abrir el grifo para cerciorarnos que el agua ha dejado de salir; si es así, podemos comenzar con la reparación, y para esto debemos desmontar el grifo.

Aunque en el mercado existen diversas clases de grifos (individuales, mono mandos, monoblocks, de mezclador termostático, etc.) y todos poseen piezas distintas, lo cierto es que existe un procedimiento básico mediante el cual poder desmontar toda clase de grifos.

Así, para realizar este paso, tenemos que quitar primero el embellecedor del grifo, algo que se puede realizar manualmente o usando algún destornillador, una llave inglesa o una Allen.

Después, debemos retirar el cartucho o cuerpo del grifo, usando una llave Allen o una inglesa.

Por ejemplo, en el interior del cuerpo de los grifos monoblock, existe una junta de caucho (denominada zapata), la cual podría ser el motivo del problema si no se encuentra en buen estado.

En caso de que la junta se encuentre deteriorada/rota, será preciso reemplazarla con una nueva, la cual es posible adquirir en alguna ferretería.

Si sólo se encuentra sucia, habrá que limpiarla utilizando productos específicos, antes de colocarla nuevamente en su lugar.

Al momento de reemplazar la zapata con una nueva, resulta esencial ser muy cuidadosos y asegurarnos de escoger alguna pieza que cuente con un mismo diámetro que la junta original; de modo que lo más apropiado es llevar la junta a la ferretería a la hora de comprar la nueva.

Para esto es fundamental que al momento de desmontarlo nos fijemos bien dónde va cada pieza a fin de colocarlas en el lugar correcto, y evitar inconvenientes durante el montaje, hay que recordar que numerosos problemas posteriores suelen ser consecuencia de un montaje inapropiado.

Finalmente, después de montar el grifo habrá que abrir la llave de paso y cerciorarnos que el agua salga del grifo con total normalidad y que las goteras ya no existen.

Pero si después de realizar todos estos pasos el grifo continúa goteando, lo más apropiado será acudir a algún profesional.

Las goteras en los grifos suelen ser un problema común en los hogares, por eso aquí explicamos cómo arreglarlo con facilidad para poder conseguir un buen resultado.

¿Por qué razones pueden gotear los grifos?

Los grifos podrían llegar a gotear por una variedad de razones, como por ejemplo, debido al paso del tiempo, el constante flujo de agua, e incluso un uso inadecuado.

Además, en aquellos casos donde no se detiene el goteo de un grifo, es posible que el mismo termine causando una erosión, la cual acabará dañando completamente el grifo.

persona con una llave inglesa

El motivo más común por el cual un grifo suele gotear consiste en la acumulación de cal alrededor de la goma de cierre o junta de caucho, es decir, de esa zona del grifo habitualmente llamada la “zapata”.

Esto se debe a que la cal, a medida que avanza el tiempo, termina creando piedras pequeñas, las cuales evitan que la junta pueda cerrar totalmente; esto hace que se genere un espacio pequeño a través del cual pasa el agua, y en consecuencia, se produce el goteo.

Ahora bien, es preciso señalar y mantener siempre presente que además de acumularse alrededor de la junta de caucho, la cal también terminará acumulándose en cada uno de esos lugares a través de los cuales el agua pudiera pasar.

Como consecuencia de esto, al momento de arreglar un grifo, es necesario realizar las reparaciones necesarias con especial cuidado a fin de impedir que el grifo o la llave lleguen a romperse al momento de desmontarla por completo.

Por eso, independientemente de la razón por la cual el grifo pueda estar goteando, resulta esencial asegurarnos de solucionar el problema tan pronto como sea posible, a fin de lograr ahorrar no solo dinero, sino también agua.

Pero con el propósito de lograr reparar el problema, es necesario buscar y arreglar el motivo del goteo, y en consecuencia poder extender la vida útil del grifo, algo que por lo general se logra reemplazando aquellas piezas rotas y/o desajustadas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.